Técnicas de Limado y Tipos de Limas

Manicuria Profesional

Las limas para uñas son un accesorio imprescindible para mantener una manicura bonita. Nos ayudan a controlar su largura, a moldearlas según nuestros gustos y algunas hasta permiten lograr un brillo natural muy bonito sin recurrir a esmaltes. Sin embargo, seguramente que ya te has fijado que existen varios tipos. Las de cartón baratitas que encontramos en cualquier parte son las más populares, pero no siempre son adecuadas para el acabado que queremos darles. Te contamos cuáles son los tipos de limas de uñas que existen y sus diferencias para que te sea más fácil encontrar la más adecuada para tu manicura.

Clasificación de las limas de uñas

Las limas de uñas pueden ser divididas según tres factores: el material principal del cual están hechas, el material de los granos y el gramaje (concentración de granos por centímetro cuadrado).

Para encontrar la ideal debes tener en cuenta todos estos factores. Por ejemplo, pueden estar hechas de un material duradero y ser de calidad, pero si el gramaje es demasiado abrasivo puedes terminar dañado las uñas.

Tipos de limas de uñas según su materia

De cartón

lima de cartonEste tipo es el más común, fácil de encontrar y el más barato. Están hechas de capas de cartón y son de las más flexibles, suaves y con un menor riesgo de dañar las uñas naturales.

Pueden ser usadas más que una vez, pero en general son muy endebles y muy poco duraderas.

De cristal o vidrio

lima de cristal

Estas limas son unas de las más duraderas. Además, son muy higiénicas y fáciles de esterilizar ya que no tienen una superficie porosa que se desgasta.

Son unas de las más recomendadas por expertos y sus valores pueden variar muchísimo, en particular si son de una marca de lujo.

Proveen un limado extra fino que moldea uniformemente las capas de keratina de las uñas, lo que reduce altamente el riesgo de grietas, ya que cierra totalmente la punta de las uñas. Son adecuadas tanto para uñas naturales como sintéticas e incluso para pedicura.

De madera

lima de madera

Las limas de madera, tal como las de cartón, no suelen ser durables. Sin embargo, lo que las distingue de las segundas son los granos.

Las tienes de varios tipos pero normalmente estos son más abrasivos, por lo que son adecuados sobre todo para pedicuras.

De metal

limas de metal

Hechas en acero inoxidable, son las menos recomendadas y más dañinas para las uñas naturales.

El rozar del metal es bastante abrasivo, lo que no solo promueve grietas y que las uñas se rompan, como también puede generar descamación de las diferentes capas de las uñas.

Acolchadas o bloques pulidores

Resistentes al agua, estas limas para uñas suelen tener lados más anchos y entre 4 a 6 lados. Cada uno tiene un propósito específico para limar, alisar, pulir y dar brillo y por eso los granos varían entre en cada lateral.

Suelen ser bastante baratas y tienen un orden que debemos seguir, pero muchas tienen los laterales enumerados para que sea más fácil saber cuál utilizar primero.

Pueden ser utilizadas tanto para moldear las uñas como también para eliminar estrías en la superficie de estas y volverlas más uniformes.

Por su textura blanda, es necesario aplicar presión durante su utilización. Sin embargo, el hecho de que sean blandas también las hace más flexibles para alcanzar los puntos más difíciles de las uñas.

Tipos de granos

Carburo de silicio

Es una sustancia dura que permite un limado más rápido que cualquier otro tipo de granos. Sin embargo, es común soltar pequeños polvos negros durante su utilización que pueden quedarse atrapados en las uñas.

Alúmina

Tiene la misma dureza y capacidad abrasiva del carburo de silicio, pero es menos dañino para las uñas y no suelta polvos. Es uno de los materiales más utilizados y puede ser teñido en varios colores para volver la lima más atractiva.

Granate

El granate es utilizado sobre todo en limas de madera por su durabilidad y precio bajo.

Cebra

Conocido simplemente como cebra, este tipo de granulado combina el carburo de silicio con una capa de estearato de zinc, un lubricante que impide la liberación de los polvos negros durante el limado.

Tiene así todas las ventajas de los granos de carburo de silicio, pero resulta más suave para las uñas naturales.

Alúmina comprimida

Este tipo de granos es utilizado solamente en limas con un gramaje entre 120 y 180 para moldear y alisar las uñas naturales. Es resistente al agua y bastante abrasivo, por lo que también puede ser utilizado como una piedra pómez para remover cutículas y la piel seca.

Tipos de limas de uñas según el gramaje

El gramaje se refiere a la concentración de granos por centímetro cuadrado. Cuando una lima tiene un valor alto de gramaje, eso significa que tiene un mayor número de granos concentrados por cm2 y, por lo tanto, estos serán más pequeños. Cuanto mayor los granos, más abrasiva será la lima.

Entre 60 a 80

Lima extremamente abrasiva. Nunca debe ser utilizada en uñas naturales.

Podrá ser usada en uñas falsas o en extensiones acrílicas y pedicuras, pero siempre por un experto para evitar riesgos.

Entre 100 a 150

Los granos en estas limas también son demasiado abrasivos para las uñas naturales. Sin embargo, pueden ser utilizados con seguridad en uñas artificiales. De hecho, estas limas son bastante utilizadas para esculpir las uñas falsas y preparar las puntas para la colocación de extensiones.

Entre 180 a 200

El gramaje de 180 es el número más bajo y con más abrasión que puede ser utilizado en uñas naturales. Sin embargo, en el caso de uñas débiles o con tendencia a romperse, debe usarse un gramaje mayor.

Los granos de estas limas son medianos y usados para suavizar las uñas y los bordes o como un pulidor ligero para remover vestigios de gel o eliminar otros productos de la superficie de las uñas.

Entre 240 y 250

Con granos finos, estas limas son usadas para pulir las uñas y lograr un acabado suave o para eliminar manchas y decoloraciones.

También pueden ser usadas en las uñas más débiles para moldear con suavidad las extremidades de las puntas y redondearlas un poco

Entre 300 y 800

Estas limas tienen los granos muy finos y son usadas sobre todo para pulir.

Más de 800

Con sus granos finísimos y muy poco abrasivos, las limas con un gramaje igual o superior a 800 son utilizadas para aportarle brillo a las uñas y reforzar su suavidad y uniformidad.

 Aunque sean una de las herramientas más comunes en nuestros estuches de belleza, hay más ciencia por detrás de las limas para uñas de lo que puede parecer a primera vista. Cada una tiene sus pros y contras y están pensadas para las particularidades de cada tipo de uñas.

Así que, si a lo mejor la cosa nunca te ha ido bien con las limas, es porque no estás usando la correcta. Ahora que conoces todas sus diferencias ya te será más fácil encontrar la más adecuada para lograr la manicura perfecta que anhelas.

Consejos para un limado perfecto

  • Las uñas muy largas es recomendable cortarlas un poco con el cortauñas antes de limarlas, el trabajo será más sencillo.
  • Las uñas deben estar bien secas, si están húmedas son muy frágiles y pueden romperse.
  • El limado se empieza por el dedo meñique, siempre.
  • Las uñas naturales se liman en una sola dirección, nunca en movimientos de ida y vuelta, pueden agrietarse o astillarse.
  • Limar desde los laterales hasta el centro de la uña (crecimiento natural) haciendo un único movimiento, nunca del centro a los laterales.
  • Una vez limadas, colocar la lima levemente inclinada bajo la uña y moverla firmemente desde la base hacia la punta para eliminar las molestas “rebarbas” que quedan tras el limado.

Tipos de técnicas de limado

         Las técnicas más clásicas y usadas son:

  • Uñas redondas. Es una forma muy común. Limar los bordes dando una forma redondeada. Deben tener un largo medio para que se aprecien mejor. Son muy prácticas ya que son más resistentes.
  • Uñas ovaladas. Se consiguen dándoles la forma más alargada y limando más los bordes, limando por debajo del borde libre, desde las esquinas hacia el centro con la lima casi plana y orientada hacia arriba. Es un tipo de uña muy elegante y femenino. Para darles esta forma conviene tener una mayor longitud de uña.
  • Uñas almendradas o en punta (stilettos). Se parece a la forma ovalada pero se afina más en la punta. La uña es limada por los lados y acaba en una acentuada punta imitando una almendra.
  • Uñas cuadradas. Sostener la lima recta en un ángulo de 90 grados y limar el borde libre desde las esquinas hacia el centro hasta que quede al gusto. Limar suavemente las esquinas para que no pinche.
  • Uñas cuadradas oval (semi cuadrada). Se hace igual que la anterior, pero se liman más los bordes hasta redondearlos ligeramente.

Limar las uñas según su forma natural

Para guiase en la forma de limar las uñas, observar con la que tiene la lúnula (media luna blanquecina que se encuentra en la base de la cutícula). Según sea su forma puedes limarlas ovaladas, redondas, cuadradas…

  • Si la forma de la uña es chata, es decir, corta y ancha, se disimula limando de forma ovalada o redondeada. Cuánto más ovalada o redonda esté, más disimulará la anchura. Para este tipo de uñas siempre es recomendable llevarlas cortas.
  • Si las uñas naturales son cuadradas o rectangulares, se liman más en las esquinas y menos en el centro, tratando de que se queden en forma redondeada. De esta forma tendrá una forma menos rígida.
  • Si las uñas tienen forma triangular se liman más por el centro evitando llegar a los lados para darles forma redondeada. Así, disminuirá su forma puntiaguda.
  • Y si las uñas son alargadas y estrechas, lo mejor es limarlas de forma recta o cuadradas, dará sensación de una uña más corta y ancha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Vuelve al inicio