Talones Agrietados: Síntomas, Causas y Tratamiento

Talones Agrietados

¿Qué son los talones agrietados?

talonoes agrietadosLos talones agrietados se producen cuando la piel del talón se reseca tanto que aparecen grietas que pueden llegar a abrirse por la presión ejercida sobre ellos al andar, provocando dolor y en algunas ocasiones, sangrado e incluso infecciones si no se cuidan.

Aunque pueden aparecer durante todo el año, este problema suele ser más evidente en verano, por estar los pies y en concreto, esta zona, más expuestos al sol y al aire libre.

Síntomas de los talones agrietados

Las grietas en los talones pueden tardar varios días o incluso semanas en desarrollarse. De hecho, podrás reconocer que están desarrollando grietas en los talones si detectas síntomas como:

  • Sequedad y picor: cuando la piel de esa zona aparece reseca y pelada, es la antesala de la aparición de grietas en los talones. La sequedad excesiva provoca que la piel se vuelva blanca, y en algunas personas de color rojo. La sequedad puede ir acompañada de descamación, siendo algo más pronunciada en ciertas partes del talón. También puede experimentar profundo picor en toda la zona del talón.
  • Aparición de lesiones verticales: si la piel sigue estando seca, pueden aparecer pequeños surcos en forma vertical alrededor del borde del talón.
  • Dolor y Sensibilidad: al caminar, la presión que se ejerce sobre el talón puede provocar que las lesiones se abran más, por lo se puede notar una irritación en los talones, además de tenerlos, sensibles y doloridos.
  • Endurecimiento de la piel: a medida que la piel sigue perdiendo humedad, suele volverse dura y áspera, especialmente alrededor de los bordes de las fisuras, lo que hace que se retrase el proceso de curación, porque la piel no se regenera fácilmente.
  • Sangrado: si las grietas se abren, pueden llegar a sangrar, y si no se tratan correctamente, pueden llegar a infectarse

Causas de los talones agrietados

Son varios los factores que influyen en el agrietamiento de los talones:

  • Utilizar un calzado incorrecto: siempre debes elegir los zapatos según tu  tipo de pie, plano, cavo…etc.), y que te resulten cómodos, procurando elegir correctamente el calzado para evitar los talones agrietados y otros problemas de los pies (juanetes, callos…etc).
  • Sequedad y debilitamiento de la piel: si la piel de los talones está demasiado reseca y se ejerce demasiada presión sobre ellos, pueden llegar a aparecer las grietas.
  • Caminar descalzos: aunque es bueno caminar descalzos para que el pie se oxigene, si lo haces en exceso, la piel se puede resecar bastante más que si vas calzado, ya que le da más el aire y el sol.
  • Utilizar sandalias o zapatos abiertos por la zona del talón: ya que permiten que la grasa que hay bajo el talón se expanda hacia los lados e incremente la posibilidad de grietas en los talones.
  • Estar muchas horas de pie: sobre todo si permaneces durante horas de pie sin moverte, ya que estarás ejerciendo mucha presión sobre los talones.
  • La aparición de grietas en los talones también puede estar causado por alguna deficiencia nutricional, como falta de zinc, de alguna vitamina y deficiencia de ácido graso omega-3.

Alimentación / dieta de los talones agrietados

Además de seguir una dieta sana y equilibrada, te conviene que sea rica en calcio, hierro, zinc y grasas omega-3.

Entre los alimentos ricos en vitamina, principalmente la E, que es una gran aliada del buen estado de la piel, están los aceites vegetales, los vegetales de color verde, los cereales, el germen de trigo y las nueces, entre otros.

Para incrementar tu consumo de calcio, puedes optar por aumentar el consumo de alimentos como leche de vaca, queso, yogur, leche de cabra, leche soja, agua mineral, helado, pescado enlatado, zumos de frutas naturales, cereales y brócoli.

Para incrementar tu consumo de hierro, recuerda incluir carne de ternera, pollo y pescado, además de cereales, huevos, vegetales y garbanzos, aunque su hierro no es tan fácil de absorber por tu organismo como el de la carne de ternera, pollo y pescado. Entre los alimentos ricos en zinc, tienes ostras, pollo, langosta, garbanzos, yogur y arroz integral.

Y por último, y para incrementar tu consumo de grasas omega-3, los encontrarás sobre todo en el pescado azul, el aceite de lino o semillas de lino.

4 Remedios caseros definitivos para los talones agrietados

1. Tratamiento de limón y glicerina

Se dice que este tratamiento natural ayuda a ablandar la piel del talón y reduce significativamente la resequedad que causa los talones agrietados.

¿Qué debes hacer?

Vierte en un recipiente grande una buena cantidad de agua caliente, sal gruesa, glicerina, jugo de limón y agua de rosas. Luego, sumerge los pies de 15 a 20 minutos.

  • Utiliza una piedra pómez para ablandar la piel reseca de los talones y facilitar la eliminación de durezas.

También puedes preparar la mezcla solo con glicerina, jugo de limón y agua de rosas y aplicarla directamente sobre la piel endurecida de los talones. Colócate unos calcetines y déjalo actuar toda la noche. Repite el mismo tratamiento cuatro o cinco días seguidos.

2. Aceites vegetales

Aceites organicos

El uso de aceites vegetales (como el de coco, aceite de almendras o argán) puede ayudar a hidratar la piel en gran medida. Esto ayudaría a combatir la resequedad y las grietas.

¿Qué debes hacer?

  • Utiliza una buena cantidad de aceite de coco o aceite de oliva para hidratar profundamente la piel reseca de tus talones.
  • Una vez lo apliques, colócate un calcetín de algodón toda la noche para que el aceite actúe mientras duermes.
  • Lavar por la mañana y repetir el tratamiento todos los días.

3. Miel para los talones agrietados

Miel

La miel es un ingrediente con propiedades muy benéficas para la piel, que ayuda a hidratar y suavizar eficazmente. Solo debes mezclar una taza de miel en un cubo de agua tibia y sumergir los pies de 15 a 20 minutos y hacerse un masaje.

  •  por la mañana y repetir el tratamiento todos los días.

4. Exfoliante de avena para los talones agrietados

Este exfoliante natural de avena ayuda a suavizar la piel de los talones, ablanda la dureza y contribuye a una mejor apariencia del pie.

¿Qué debes hacer?

  • Mezcla avena en polvo y un poco de aceite de jojoba hasta conseguir una pasta.
  • Aplícala con suaves masajes circulares en la zona afectada, déjalo actuar 10 minutos y retíralo con agua tibia.

Todos son remedios caseros y muy sencillos que te ayudarán a mejorar el aspecto de tus pies si tienes los talones a grietados y a devolver la salud a la piel de esa zona. Elige el que más te guste y pruébalo, pero recuerda ser constante.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Vuelve al inicio