Tipos de Piel

TIPOS DE PIEL

Se utilizan varios criterios para clasificar los diferentes tipos de piel. Por ejemplo, la clasificación de Fitzpatrick, descrita por primera vez en 1975, se basa en el color de la piel y su respuesta a la exposición al sol. Se utiliza para determinar el tipo adecuado de factor de protección solar o para predecir el riesgo de cáncer de piel, entre otros.

 Sin embargo, desde el punto de vista cosmético, la piel se clasifica según varios factores relacionados con su equilibrio: secreción sebácea, nivel de hidratación y sensibilidad. Así, cada tipo de piel tendrá sus propias características y requerirá de diferentes cuidados. El tipo de piel viene determinado por la genética, aunque también se verá afectado por otros factores y puede cambiar con el tiempo..

👉Ver todos los 👩‍🎓 Cursos Online *15 Años*🥇

En base a estas características, existen cinco tipos de piel sana: normal, seca, grasa, mixta (tanto piel grasa como seca) y sensible. A continuación, describimos las principales características de cada tipo de piel.

como cuidar la piel

PIEL NORMAL

Esta piel no es ni demasiado seca ni demasiado grasa. Tiene una textura regular, sin imperfecciones y un aspecto limpio y suave, y no necesita cuidados especiales.

PIEL SENSIBLE

La piel sensible es más propensa a reaccionar a los estímulos a los que la piel normal no reacciona. Es una piel frágil, generalmente acompañada de sensaciones de malestar, como calor, tirantez, enrojecimiento o picor. Este tipo de piel pierde su función barrera (o protectora), lo que facilita la entrada de microorganismos y sustancias irritantes y aumenta la posibilidad de tener una infección y reacciones alérgicas. Es una piel delicada que necesita más cuidados para combatir la sequedad, las asperezas y su aspecto habitual. A veces, se la denomina piel irritada en lugar de sensible, pero estos términos son sinónimos y no existen diferencias dermatológicas entre ellos.

PIEL SECA

En muchos casos, la piel seca es causada por factores externos como el clima, la baja humedad del aire y la inmersión en agua caliente, y suele ser temporal. Sin embargo, para algunas personas puede ocurrir con más frecuencia e incluso ser una afección de por vida. Dado que la piel seca puede agrietarse dejándola más expuesta a las bacterias, aunque en general esto no es grave, puede provocar otros trastornos cutáneos, como el eccema, o ser más propensa a las infecciones si no se maneja adecuadamente.

Los signos y síntomas de la piel seca pueden variar en función de diferentes factores como la edad, el estado de salud o su causa. Generalmente se caracteriza por una sensación de tirantez y aspereza. También puede adquirir un color gris ceniciento, con aparición de descamación, picor, enrojecimiento y pequeñas grietas. La piel agrietada se suele observar en pieles muy secas y presenta pequeñas grietas, que, en casos más graves, pueden ser más profundas e incluso sangrar.

La piel atópica es una enfermedad de la piel caracterizada por piel seca que produce descamación e irritación y provoca síntomas molestos, como picazón. La principal causa es la predisposición genética, aunque otros factores pueden desencadenar su aparición o agravar también la afección, que pueden ser ambientales, alérgicos, relacionados con la alimentación e incluso con algunas prendas.

PIEL GRASA 

La piel grasa tiene un aspecto poroso, húmedo y brillante. Es causada por una producción excesiva de grasa por parte de las glándulas sebáceas, y generalmente está determinada por causas genéticas y / u hormonales. Es frecuente en adolescentes y jóvenes menores de 30 años, y suele relacionarse con la aparición de acné.

piel grasa

PIEL COMBINADA

 Por su ubicación presenta características tanto de piel seca como grasa ya que la distribución de las glándulas sebáceas y sudoríparas no es homogénea. El área con más grasa suele ser la zona T (frente, nariz y mentón), mientras que la piel de las mejillas es normal o seca.

piel mixta

PIEL ESCARPADA

La irritación repetida de la piel por factores ambientales, como el sol, el viento, la sequedad o la humedad excesiva, puede provocar descamación cutánea, es decir, el desprendimiento de grandes escamas de la epidermis, que en ocasiones parecen polvo fino. Sin embargo, la descamación también puede ser el resultado de alguna afección, como una reacción alérgica, una infección por hongos o estafilococos, un trastorno del sistema inmunológico o cáncer, y de tratamientos oncológicos. En estos casos, la descamación suele ir acompañada de prurito.

MANCHAS ROJAS

Existe una gran cantidad de causas y enfermedades dermatológicas para la aparición de manchas rojas o erupciones, que incluyen infecciones, calor, alérgenos, trastornos del sistema inmunológico y medicamentos.

TONOS DE LA PIEL 

Los lunares son puntos o manchas oscuras en la piel que suelen aparecer durante la niñez y la adolescencia. Son causadas por grupos de células pigmentadas. En general son inofensivos, pero lo mejor es consultarlos con un dermatólogo si cambian de tamaño, forma o color, o si se presenta picazón o sangrado, ya que algunos pueden volverse cancerosos.

En general, es importante prestar atención al aspecto de la piel porque, independientemente del tipo de piel que tengas, existen determinadas características que podrían ser un signo de un problema cutáneo.


Te invitamos a conocer nuestro nuevo espacio de Rondeau 3584, Galeria La Florida, Local 4. En donde Brindamos más de 20 Cursos Online 🖥️ con Certificación Oficial 👩‍🎓 en : Estetica, Belleza, Terapéutica, Spa y más… Bolena Estetica Profesional🥇 *15 Años*

👉Ver todos los Cursos


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Vuelve al inicio