¿Qué es La Radiofrecuencia?

radiofrecuencia

Es la emisión de radiaciones electromagnéticas que van cambiando su polaridad, oscilan en el campo eléctrico y en el magnético, causando el movimiento rotacional de las moléculas para crear el efecto termogénico.

El cabezal de un equipo de radiofrecuencia emite energía, la que pasa a través de la superficie de la piel y calienta los tejidos desde adentro hacia afuera. Es por ello que resulta beneficiosa para combatir la flacidez, envejecimiento, celulitis, entre otras patologías estéticas.

Existen diversos tipos de radiofrecuencia, en el caso de la multipolar se usan varios polos que alternan las funciones de emisor y receptor, por lo que la energía llega mucho más hondo en el tejido sin causar lesiones o molestias al paciente.

radiofrecuencia

Al principio fue ampliamente usada en la cirugía, para posteriormente encontrar un generoso hueco en el terreno de la estética.

¿Para qué sirve?

La radiofrecuencia tiene variados usos. En medicina se la emplea para tratamientos de ablación, eliminación de derrames, tumores, etc.; mientras que en estética su empleo es no invasivo en la corrección de alteraciones corporales y faciales.

Uno de los usos más frecuentes en el gabinete de la esteticista es para conseguir un efecto lifting tanto corporal como facial. La energía de radiofrecuencia genera una lesión térmica a las fibras colágenas, las que se inflaman y se acortan, generando este estiramiento y tensado del tejido.

A su vez, el mismo calor es el responsable de activar la síntesis de colágeno y elastina, lo que con el tiempo mejora la calidad y grosor de la piel.

Los septos fibrosos se reorganizan poco a poco, y con el transcurso del tratamiento se obtiene la tonificación buscada con el consiguiente rejuvenecimiento de la zona tratada.

Otro efecto de la radiofrecuencia es el drenado de la linfa, mejora en la circulación sanguínea y aumento del aporte de oxígeno y nutrientes al tejido. La celulitis va disminuyendo con el avance del tratamiento y los pozos son cada vez menos notorios.

La radiofrecuencia también sirve para remover adiposidad localizada.

Cabe destacar que siempre los efectos de la radiofrecuencia tienen que ser potenciados con otras tecnologías destinadas a tratar el problema estético en cuestión. Por sí sola no hace milagros, siempre un tratamiento estético se compone por varias metodologías.

Zonas en donde se puede aplicar Radiofrecuencia

Con las diferentes radiofrecuencias se pueden tratar muchas patologías en diversas partes del cuerpo, como ser:

Glúteos: ayudan a levantar e tejido, aumentar la tonicidad, redondear la zona y otorgar la firmeza perdida.

Piernas: es efectiva sobre todo para mejorar la firmeza de la cara interna de los muslos, como la parte anterior y posterior. También, da muy buenos resultados en la lucha contra la celulitis de esta zona.

Abdomen: la zona abdominal puede tratarse con radiofrecuencia, sobre todo cuando presenta flacidez causada por aumento de peso y/o embarazos. También, mejora mucho la turgencia de la piel estriada y permite eliminar cúmulos de adiposidad localizada.

Brazos: el tratamiento con Radiofrecuencia es efectivo para casos de descolgamiento del tejido en la cara interna del brazo, así como para eliminar la adiposidad localizada en esta zona del cuerpo.

Papada y cuello: la radiofrecuencia tensa la piel de esta zona que por el paso del tiempo presenta una notable pérdida de turgencia. Así, elimina tejido adiposo acumulado.

Rostro: el tratamiento con radiofrecuencia tiene diversos usos en la zona del rostro, como definir el óvalo facial, eliminar arrugas, mejorar el tono de la piel, suavizar el surco naso geniano, eliminar ojeras y bolsas, rejuvenecer la piel, entre otras.

Senos: afirma el tejido y devuelve la turgencia pérdida por el paso del tiempo, amamantamiento, descenso de peso, etc.

Piel estriada: la aplicación de diversos tipos de radiofrecuencia es efectiva (en diferentes porcentajes) en el tratamiento de estrías, ya sean rojas o blancas. Ayuda en la generación de nuevas fibras de colágeno y elastina en las estrías recientes, haciendo que desaparezcan o se reduzcan considerablemente.

En el caso de las estrías blancas, mejora notablemente la tonicidad de la piel que ha quedado laxa a consecuencia de los desgarros.

Cómo es el Tratamiento? 

aparato de radiofrecuencia

El tratamiento con radiofrecuencia es indoloro, cómodo e incluso relajante. Lo que el paciente experimenta es una sensación de calor en la zona tratada, el cual es totalmente tolerable.

Antes de comenzar con la sesión, el especialista delimita la zona de trabajo con un rotulador y aplica el producto que hará de conductor de la energía. Seguidamente, pasa el cabezal del equipo de forma vertical al tejido, moviéndolo de forma constante.

Una vez concluida la sesión, la persona puede volver a su rutina habitual con normalidad.

La cantidad y duración de la sesión depende de la zona a tratar, su extensión, patología, tipo de radiofrecuencia empleada y su potencia. Claro está que a menor extensión de tejido, menos será el tiempo de aplicación y viceversa.

Es importante que el paciente sepa que el estado de su piel, su edad, características personales, genética, problema a tratar y otros factores, determinan en qué medida la piel va a responder al tratamiento, la cantidad de sesiones que puede necesitar y el resto de tratamientos que harán falta para conseguir el efecto buscado.

Como regla general, se estima que entre 6 a 10 sesiones son suficientes (una a la semana), pero este número es ampliamente variable según el caso.

Una vez culminado el tratamiento se necesitan sesiones de mantenimiento; al principio una cada 15 días y posteriormente espaciadas cada 30.

Efectos colaterales

Ligero enrojecimiento o edema en la zona tratada, que desaparece a las pocas horas. Puede aparecer una pequeña equimosis en zonas con fragilidad capilar.

La radiofrecuencia es una excelente herramienta estética no invasiva para combatir la flacidez, envejecimiento cutáneo y adiposidad localizada. Ofrece resultados equiparables con los de una intervención quirúrgica en pieles con una moderada flacidez.

Recuerda que para que el tratamiento sea efectivo la paciente debe hidratarse adecuadamente, (al menos 2 litros de agua al día) y emplear cremas indicadas para su tipo de piel. 

Es oportuno que le ofrezcas productos de uso domiciliario que intensifiquen los efectos de las sesiones.

Conclusión

La radiofrecuencia permite tratar la flacidez, promover la regeneración y renovación de las fibras colágenas e incitar a la lisis de las grasas. También, es un tratamiento idóneo contra la celulitis. 

En un principio, se utilizó solamente en el campo médico, pero luego fue incorporándose al ámbito estético a través de diversas técnicas, para diferentes tratamientos y mediante la más variada aparatología estética de vanguardia. 

La radiofrecuencia se puede aplicar a nivel facial y corporal y brinda excelentes resultados en tratamientos aislados o combinado con otras técnicas.


Te invitamos a realizarte este tratamiento en nuestro espacio de Rondeau 3584 sacando turno Aqui.

Si te interesa realizar Cursos desde tu casa, te invitamos a visitar nuestro catalogo de Cursos

Online con Certificado Oficial 👉 Ver todos los Cursos !!


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Vuelve al inicio